Un paseo por la memoria

Recital poético de Juan José Oña (ex Jarcha) en Harina de Otro Costal.

Sin título

El Centro de Arte Harina de Otro Costal que Juan Manuel Seisdedos y Lourdes Santos tienen abierto en Trigueros, acogió en la noche de ayer un recital poético de Juan José Oña, hombre de teatro, miembro del grupo Jarcha en sus mejores tiempos, poeta dedicado a la cosa pública durante muchos años también, una carga – más que un cargo – que sobrellevó con absoluta dignidad y limpieza, como hombre cabal y honrado que es.

Mucho público en el hermoso jardí¬n del Centro de Arte y una preciosista puesta en escena que envolvió a duras penas a un Juan José Oña que estuvo sobresaliente, dominando el espacio y hasta los sentimientos, para brindar un espectáculo que se notaba montado con absoluta coherencia y que resultó pleno de sensibilidad.

Principió con León Felipe, apareciendo actor y voz por entre un decorado de buganvillas y jazmines. Exacto el ritmo y muy medidos los tiempos entre poemas, realizando una interpretación como todos quienes le conocemos, quienes hemos seguido su trayectoria, nos esperábamos: simplemente estuvo en artista, en lo que es. A continuación, la primera de las sorpresas que más nos emocionaron, José Baena. Luego Juan Antonio Guzmán, Abelardo Rodríguez Mora, Juan Drago o Paco Pérez el capitán de las Dunas, incluyendo en esta nómina de autores de la tierra al desaparecido Álvarez Heyer, poeta sevillano muy vinculado a Huelva y al grupo Jarcha, que musicó no pocos de sus poemas. Machado, Luna, Alberti, Lorca, Hernández, Juan Ramón… Toda la poesí¬a concentrada en nuestra memoria, que es también la suya.

Y un sólo poema del protagonista de la noche, de Juan José Oña, que nos regaló emoción y sensibilidad a quienes llenaron el hermoso espacio del Centro de Arte Harina de Otro Costal, afanado cada viernes en la construcción de espectáculos de esos que se han venido en llamar de minorí¬as, pero que en noches como esta pudieran asombrar a gente poco avisada, a quienes no se podí¬an ni imaginar que un recital poético en un viernes de verano pudiera congregar a tanto personal.

Finalizado el recital poético, oí¬amos a nuestro lado al escritor Juan Villa cómo felicitaba al actor y poeta Juan José Oña: “que se repita, maestro, que se repita”.

Eso debe ser así¬, tal como decía el autor de ‘El Año de Malandar’, debe repetirse porque noches con tanta emoción y con una carga de sensibilidad y buen hacer como este, es lo que en estos tiempos en que la mediocridad rampante llama a la desazón y el desespero, nos hacen entender que la vida es algo más que estadísticas, euribores, primas de riesgo, e ibex treinta y cinco o treinta y seis, que eso será para quienes no conocen la voz terriblemente ahogada en estos tiempos veloces de los poetas. Pero mientras quede una sola voz como la de Juanjo Oña, recordándonos más que recitando lo mejor de nosotros mismos, habrá una luz y habrá una esperanza, o al menos una mirada a un horizonte limpio y hermoso como la voz y el gesto de un grande de la cultura onubense, Juan José Oña Hervalejo.

Huelva 24

Ir a portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s