Buen espectáculo flamenco en el Centro de Arte de la calle Bojeo

‘El Pecas’, don Vicente Redondo, gitano de arte y presencia, cantaor de garra que igual le asombra con un fandango de Huelva como se va por fiestas como usted se va a dar un paseo al parque, se encajó el pasado viernes en Trigueros con un grupo que le arropó y llevó en volandas en su concierto del Centro de Arte ‘Harina de Otro Costal’.

322869c3ecacf6f16e98f603b19b0226_XL

Allí a su lado estuvo el violonchelo de José Carlos Roca, un músico de
conservatorio que viene lidiando con la música desde la cuna, pues hijo
de maestro es, y con proyectos musicales, conciertos y grabaciones con
músicos de la talla del aludido Pepe Roca, Romero San Juan, Raimundo
Amador, Juan Carlos Romero o Paco de Lucía, por citar sólo a algunos de
los grandes con los que ha trabajado. Y a la diestra del chelista, la
percusión del hermano de ‘El Pecas’,Felipe Redondo, siguiendo con la
guitarra de Joaquín Brito, que también viene de una formación sólida y
arrimada al jazz y otros sones, una guitarra que brilló en la noche
triguereñas con emotivos momentos, como aquellos en los que ‘El Pecas’
se arrimó a los fandangos de su tierra o en el cante por guajiras que el
tocaor de Huelva bordó y llevó como los mismísimos ángeles. Buena
guitarra la de Brito.

El grupo que se llevó a Trigueros ‘El Pecas’, fue por lo tanto sonado y
con un ritmo y un sentido del tempo auténticamente excepcionales. A las
palmas y en los coros, Los Mellis, dos jóvenes a los que tuve ocasión
de oírles en más de una ocasión en la Peña del Higueral y donde me han
asombrado y con los que he disfrutado. Nos relataba la gerente del
Centro de Arte Harina de Otro Costal, Lourdes Santos, que estos
mellizos descendientes del Sillero estarán pronto en el hermosísimo
jardín triguereño ofreciendo un concierto que no nos pensamos perder.
Tienen raíz y formación estos del Higueral.

En el centro de arte que es también los viernes sala de conciertos al
aire libre, han tenido Lourdes Santos y Juan Manuel Seisdedos el acierto
de combinar distintos estilos en esa coctelera de culturas que han
montado en el jardín de su casa, en ese patio trasero que han abierto a
lo que fue antigua panadería e ingenio harinero en el que ahora se
muelen, como va rezando su nombre, harinas de otro costal. Y en ese vaso
tan bien agitado le han tocado por soleares y por bulerías al ‘Pecas’,
que las domina como pocos y que suele acompañar con unas pataítas sobre
el tablao que, igualmente, pocos que no tengan la gracia y el arte del
cantaor de la barriada de la Navidad, pueden dar.

Estuvo ‘El Pecas’ en su sitio, en una actuación que se nos hizo breve,
y por algo será, pero de las que nos quedamos con unas guajiras
interpretadas con sentimiento y sobrada musicalidad. También
recordaremos ese saber estar del artista, de sus bulerías y sus
fandangos, de sus arribadas a los cantes grandes de los que suele salir
airoso, como en unas carceleras de Caracol que fue meciendo al compás de
unos artistas soberbios que el viernes le acompañaron como él se merece,
como lo que es, un artista que no para de trabajar y de mejorar, un
gitano de raza que después de muchos años ha conseguido seguir en este
mundo difícil y complejo del cante flamenco. Afortunadamente, el barco
de Vicente Redondo sigue avante claro, navegando con los movimientos
mejores y más marineros que por estos mares se ven. ‘El Pecas’, sigue
cantando.

Bernardo Romero

Huelva 24

Ir a portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s