Fuerte ovación a David de Miranda en Ronda

Sensacional el joven novillero triguereño ante el primer eral de la tarde en la Plaza de Toros de piedra de Ronda.

David de Miranda

Voltereta incluida y con la cornada aún en el pie que le propinó un eral de Alma Serena en la plaza Francesa de Bayona, el novillero Triguereño, no quería perderse esta cita en el coso rondeño, y sus palabras, eran “en Ronda estoy sí o sí”.

Y como ha estado templado, de mente fresca y de buenas maneras, gustándose y gustando al tendido, el premio fue una fuerte ovación, tras su carta de presentación ante la afición rondeña.

Una proyección enorme la de este joven valor de la nueva cantera de novilleros que están saliendo.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Ronda. Media plaza. Tarde muy agradable. Minuto de silencio por el taurinas local Pedro Flores Novillos de El Trébol, primero manso y peligroso pitado, segundo incómodo.Tercero más noble y potable.

David de Miranda, de espuma de mar y azabache ante un manso peligroso al que le receta verónicas apretadas y de mano baja, quite vistoso y de mucho riesgo. Con la pañosa faena de quietud y verdad fallando a espadas. Gran ovación

Llaguno, de tabaco y oro, ante un incómodo eral que calamocheaba no logró brillantez. Alguna serie por la diestra con muletazos sueltos, mata de media y recibe palmas tras aviso.

Romero Campos, de azul electrico y oro no se luce de capa, intenta el toreo de clásico concepto. Componiendo mucho y consigue conectar tras las revoluciones propios del caso. Estocada. Descabello, aviso y ovación.

Rafael Serna ante animal más serio de presencia y comportamiento se entregó en una faena de mucho gusto. Con la mano izquierda como base. Series de impronta sevillana. Estocada.Descabello Aviso y oreja

Juan Márquez de azul rey y oro viejo brindo a Rivera, tantos años jefe defilas de su padre. Faena de técnica intentando manejar las querencias del eral, buenas maneras y ganas de hacerlo bien, casi media, aviso y sartá de descabellos ovación y vuelta

Javier Orozco cerró tarde ante un girón de genio, Miranda quitó con las tres verdades, quietud, arte y riesgo. El único rondeño de la tarde se descubrió como fiel discípulo de la vieja escuela de Pedro Romero, muletazos mandona por abajo siempre, alargando el muletazo, poder en el toque y toreo fundamental. Buena estocada. Dos orejas y puerta grande.

BurladeroLas Cosas del Toro

Ir a portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s