Las lluvias de abril provocan la aparición de Mildiu en viñedos de Trigueros

m_DSC02063-685x320

En Trigueros los viñedos se encuentran en plena floración

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, a través de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria, ha constatado la presencia de Mildiu (Plamopara viticola) en Trigueros. En concreto, en su página web, la RAIF señala que tras haberse registrado las condiciones meteorológicas óptimas para el inicio y desarrollo de esta enfermedad, se ha detectado la presencia de síntomas en los campos triguereños el pasado día 13 de abril.

Los términos municipales donde han aparecido las primeras manchas aceitosas son Trigueros y Bollullos Par del ondado en parcelas de podas/zonas muy tempranas una vez que este viñedo presenta pámpanos con más de 10 centímetros de longitud. Estas contaminaciones primarias, aclaran, provienen de las lluvias de los primeros días de abril.

En este sentido, los técnicos de la RAIF advierten que puede que en un corto espacio de tiempo se observen nuevas manchas de esta enfermedad al completarse un nuevo ciclo de desarrollo tras las lluvias acaecidas desde el pasado 11 de abril.

 

Vid_Mildiu_hoja-400x305

Síntomas de Mildiu en el envés de la joja de la vid

Hay que recordar que las temperaturas óptimas de desarrollo de la enfermedad deben ser superiores a 10-12º C, que las infecciones primarias se pueden producir con lluvias de al menos de 10 mm y para que las infecciones posteriores (infecciones secundarias) tengan lugar, la presencia de agua libre (rocío, condensación, etc..) es más que suficiente.

En hojas, los síntomas se manifiestan por las típicas ‘manchas de aceite’ en el haz, que se corresponde en el envés con una pelusilla blanquecina si el tiempo es húmedo. Al final de la vegetación estas manchas adquieren la forma de mosaico.

Si los ataques son fuertes producen una desecación parcial o total de las hojas e incluso una defoliación prematura, que repercute en la cantidad y calidad de la cosecha, así como en el buen agostamiento de los sarmientos.

En los racimos, los síntomas en las proximidades de la floración se manifiestan por curvaturas y oscurecimientos del raquis o raspajo y su posterior recubrimiento de una pelusilla blanquecina si el tiempo es húmedo, ocurriendo lo mismo en flores y granos recién cuajados. Cuando los granos superan el tamaño de un guisante no se oscurecen, ni aparece la pelusilla blanquecina, sino que se arrugan y finalmente se desecan, conociéndose como “mildiu larvado“.

Tratamientos
Según se precisa en la web de la Red de Alerta e Información Fotisanitaria de Andalucía, estas primeras manchas podrían ser origen de complicaciones posteriores en el caso de que se produjeran nuevas lluvias. Ante este supuesto, desde RAIF se aconseja que los viticultores estén atentos a las previsiones meteorológicas, con objeto de tratar los viñedos con productos penetrantes o sistémicos.

Agro Diario Huelva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s