‘El mejor aceite de la historia de la Cooperativa’

La cooperativa San Antonio Abad ha elaborado en esta campaña aceites virgen extra de las variedades arbequino, picual y verdial con una calidad que es “la mejor de la historia”, indica su presidente Manuel Conde. Ha batido su récord de recolección con 2,2 millones de kilos de aceituna. La Cooperativa además tiene una sección de cereales e inicia una incurso en la almendra, que está en auge.

img_172986

Para alcanzar la excelencia hay que hacer las cosas mejor que bien y esa directriz la tienen muy clara en la Cooperativa San Antonio Abad de Trigueros, donde cada año dan lo mejor de si sus agricultores en el campo y las personas que trabajan en la almazara para dar vida a tres variedades aceites de oliva virgen extra de una alta calidad (arbequina, picual y verdial), comercializados bajo la marca Oleocampiña, perteneciente a Aceite de Huelva. Pero este año los resultados hablan por si solos y han batido varios récords. La calidad es prácticamente la mejor de su historia y también han recogido más kilos de aceitunas que nunca, 2,2 millones, que han dado como resultado una producción de 305.000 kilos de aceite.

Manuel Conde, presidente de la cooperativa desde hace 14 años, ha asegurado con satisfacción a huelva24.com que “en cuanto a calidad ha sido prácticamente el mejor año de la historia de la cooperativa y seguro de los últimos 15 años. Además hemos batido nuestro récord de recolección, que era de dos millones y hemos cogido 2,2 millones, y lo único es que el rendimiento ha sido bajo, que es lo habitual en la zona”.

A la hora de señalar qué aspectos son claves en el resultado final de excelencia de su virgen extra, Conde ha comentado que “los agricultores tienen muy claro que tienen que cuidar el cultivo y traer la aceituna en perfectas condiciones. Se han acostumbrado a entregarla verde y la calidad se nota muchísimo”. A eso suma que la molturación se produce en el día. “Sacamos tan buenos aceites porque el proceso es muy rápido y desde que se muele y pasa a la batidora, la centrifugadora y va a los depósitos, pasa hora y media o dos horas como mucho”, ha añadido.

img_172973

Antonio Coronel, Rocío López y Manuel Conde. / H. Corpa

Rocío López, técnico de la cooperativa, ha apuntado que “cuando la aceituna no viene en perfecto estado se moltura aparte y va a otro depósito. Los agricultores saben que se premia a quién trae mejor el fruto y que si no es en las mejores condiciones el aceite resultante se paga a un precio inferior”.

Conde ha destacado que el virgen extra de Oleocampiña se caracteriza por ser “suave y afrutado” como tónica general, aunque cada variedad tiene sus matices. El arbequino es el “más suave y afrutado” y este año está “buenísimo, exagerado”, ha expresado orgulloso. El picual es “más amargo, pero el picual de la provincia de Huelva tiene como característico que es más suave que en otras partes por su cercanía al mar. El nuestro no es tan amargo”. El verdial por su parte es un aceite “muy intenso y con un sabor más tradicional”.

Según ha explicado el cultivo de las variedades picual y arbequino se introdujo a mediados de los años 90, mientras que la verdial es la de los olivos centenarios. “Es un olivar poco rentable, pero a la gente le gusta mucho su aceite y lo sigue pidiendo. La tendencia es que haya menos y se pongan más de árboles de las otras variedades, que la verdad es que se han adaptado bien”, ha comentado el presidente de la cooperativa.

Desde 2009 estos aceites de alta calidad se comercializan bajo la denominación de Oleocampiña, que se puede encontrar tanto en la tienda de la cooperativa, como en las de la localidad y también se vende a través de pedidos por teléfono o en la web oleocampina.es. Rocío López ha detallado que “vendemos cada vez más por este medio, sobre todo al norte de España”. Ha cifrado en casi un 70% de la producción que se ha vendido a granel con destino a Italia y ha indicado que también se nota en las ventas el paso por la tienda de los ciudadanos de Huelva capital y de los turistas en verano, además de los triguereños que vuelven a casa en vacaciones, pues todos ellos muestran con la compra su fidelidad.

img_172983

“El aceite es mucho a lo que te hayas acostumbrado y quien prueba el sabor del nuestro viene a por más”, ha subrayado Conde, que sin embargo, también piensa que hay una buena parte del consumidor que no diferencia el aceite de oliva, que es refinado y tiene una parte de virgen, del aceite de oliva virgen extra. “Si te fijas muchas veces tiene casi el mismo precio y la mayoría se lleva el de oliva, cuando por un poco más tiene un aceite mucho mejor y creo que no se valora ese plus de calidad, aunque hay que gente que sí”, ha insistido.

Manuel Conde, que es además presidente de la sectorial del aceite de oliva desde hace seis años, ha puesto en valor la marca de garantía Aceite de Huelva, que a su juicio “ha servido para tenernos a todos los miembros de las distintas cooperativas más unidos y sentarnos en torno a una mesa varios meses al año”. Gracias a Aceite de Huelva están presentes en ferias y otros eventos, por lo que ha valorado que “nos hemos dado más a conocer y además ahorramos costes con la compra conjunta de ciertas cosas, como envases”. Ha considerado no obstante que el paso lógico sería que todas las cooperativas elaboraran aceite para una marca única, pues “tendríamos más potencial”, ha considerado.

Historia y objetivos
Sobre una superficie de 12.000 metros cuadrados, se extiende la cooperativa, que tiene en sus instalaciones una almazara con sus bodegas (15 depósitos de 30.000 litros cada uno), cosechadora, tienda de abonos y fitosanitarios y mucho más en sus diferentes naves. Fue el resultado de la unificación en 1960 de todas las sociedades pequeñas y agricultores que tenían almazara privada. “Aquí cualquier casa importante tenía su propio molino y hubo unos planes en los años 50 a nivel estatal para favorecer el cooperativismo y ese fue el origen de muchas cooperativas”, ha relatado Conde, que ha indicado que la cooperativa olivarera San Antonio Abad, incorporó años después la cooperativa cerealista San Daniel y los grupos de cosechadoras. En esta sección comercializan desde hace 10 años a través de la cooperativa de segundo grado Cocereales principalmente trigo duro, trigo blando, cebada y girasol. “Hay unas 3.000 hectáreas en Trigueros y con esta cooperativa nos va bien”, ha apuntado.

img_172974

La cooperativa se fundó en 1960. / Héctor Corpa

La cooperativa está en constante proceso de mejora y tras comprar el silo de Trigueros a la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía el siguiente paso es “hacerle una serie de reformas”. También se plantean la compra de una cosechadora nueva y mejorar maquinaria en las almazara. “Estamos creciendo y posiblemente cambiemos el decanter para tener más capacidad de molienda, pero a lo mejor tenemos que cambiar también la batidora y la centrifugadora vertical”, ha explicado el presidente.

También está en creación una sección de la cooperativa dedica a la almendra, ya que se están sembrando y cultivando bastantes almendros en Trigueros. “Está en auge porque está a un buen precio y nos estamos asociando a una cooperativa de Cártama (Málaga), que se llama Almensur”, ha indicado el presidente.

Mario Asensio

Huelva 24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s