Archivo diario: 5 agosto 2017

David de Miranda, a hombros en las Colombinas

El triguereño corta dos orejas y sale a hombros con Miguel Ángel Perera en la segunda del ciclo onubense.

Perera-y-David-de-Miranda-salen-a-hombros

Torrealta lidió una buena corrida en Huelva. Se deja a un lado el primero, que por su exigua cornamenta podía haberse quedado en el campo, pero el resto fue un conjunto que sumó nobleza y un punto de casta que le dieron al festejo una buena dosis de emoción.

David de Miranda toreó con gusto a la verónica al tercero, un buen toro. El quite por saltilleras fue valiente, igual que el estoicismo del triguereño en los estatuarios del saludo. Muy buen toro que permitió una labor templada de Miranda, ya por la derecha, ya por la izquierda. Miranda acabó con manoletinas y sólo un pinchazo le privó del doble trofeo.

El sexto salió brusco y se reservó en la muleta. Miranda se afanó contra una embestida descompuesta. Hubo emoción por el valor seco del chaval y los momentos de peligro por las algaradas del toro. Con el apoyo de sus paisanos logró el premio para acompañar al triunfador Perera en la salida a hombros. Saludaron en banderillas Curro Javier, Manolo Contreras, Guillermo Barbero y Javier Ambel.

El segundo fue un toro estrecho de sienes, tocado de pitones, algo avacado, que embistió con fijeza, humillación y repetición. Un toro que encontró un torero en un momento dulce: Miguel Ángel Perera. Qué buen toro y qué buen torero. Perera se había lucido con el capote y se plantó en el centro para comenzar con los pases por la espalda. Las dos tandas siguientes con la derecha fueron ejemplares por temple, mando y largura de los muletazos. Con la izquierda, temple y aguante cuando el animal frenó sus bríos, para rematar en una loseta con los cambios de mano y los de pecho. Todavía quedaban los circulares, las luquecinas y el toreo con la derecha sin estoque para que la plaza gozara entusiasmada con una faena tan redonda. Estocada y dos orejas con vuelta al ruedo en el arrastre para el de Torrealta.

Perera levantó al tendido en un quite por cordobinas al quinto, rítmicas y suaves. Fastuosa la lidia de Curro Javier y los pares de Ambel. Otra vez el temple con la derecha y pases de pecho interminables. El toro embistió mucho; Perera lo fue cuajando pase a pase. Perfecto en el embroque, el adorno de las flores le puso la guinda a su labor. Con la izquierda, tocó con pulso para embeber sus arrancadas. Al final, en los terrenos del animal, Perera se sintió dominador absoluto del astado y de la tarde.

Sebastián Castella tropezó en primer lugar con un animal soso y flojo. No se estrechó mucho Sebastián en una labor sin gran relieve. El jabonero cuarto tenía pocas fuerzas. Castella estaba obligado a justificarse. Lo hizo en una labor entregada en la que tropezó con la flojera del astado y su viaje corto y apagado. Hubo mucha voluntad y cierto desorden en el planteamiento en una labor de duración excesiva. No fue la mejor tarde del francés, ciertamente con los dos toros más flojos de la tarde.

Ficha del festejo

► Toros de Torrealta, bien presentados y de buen juego en líneas generales. Los mejores, segundo y tercero.

► Sebastián Castella, ovación y ovación tras petición.

► Miguel Ángel Perera, dos orejas y dos orejas.

► David de Miranda, oreja y oreja.

► En cuadrillas, se desmonteraron Curro Javier en el segundo, Manolo Contreras en el tercero, y Javier Ambel y Guillero Barbero en el quinto, al que lidió extraordinariamente bien Curro Javier.

► La plaza registró media entrada en tarde calurosa.

EFEEl MundoLa Razón