Archivo diario: 20 agosto 2017

David de Miranda pasea una oreja en Valverde

Pepe Moral abre la puerta grande y El Cid consigue una oreja en una deslucida corrida de Luis Albarrán en la que sólo un toro quiso embestir con claridad

DSC_6756

El Cid, Pepe Moral y David de Miranda, cartel joven y justo respecto de las temporadas que los toreros llevan consigo, era el que planteaba ayer sábado la localidad de Valverde del Camino. Un encierro de Luis Albarrán era la materia prima ganadera para la ocasión.

Con el rajado y deslucido tercero no le quedó más remedio a David de Miranda que tirar de valor para aprovechar todos los toros con los que se pone. Toro sin clase ni fuerza, se metió entre los pitones David para dejar bien clara su actitud y cortarle al menos una oreja.

Una fuerte ovacion se llevó el triguereño ante el sexto, un toro sin clase ninguna. Un quite de valor con el capote a la esplada sobresalió con el percal, y fue del valor de lo que tiró todo el repertorio de sangre fría y querer ser torero. Ceñidísimas manoletinas dejó para cerrar la faena, que le costaron un susto. Estocada.

Un toro justo de fuerza inició el festejo, con un buen recibo de capa a la veronica de El Cid. En la faena toro muy justito en todo, pero aún así el de Salteras pudo firmar buenas tandas por ambos pitones, templadas, tirando del toro siempre. Un pinchazo y una estocada defectuosa dejaron el premio en una oreja.

Un toro rajado y con muchas complicaciones fue el segundo, al que saludó Pepe Moral a la verónica con encaje y relajo. Le cuajó series templadísimas con la muleta, principalmente por el pitón dereho, el mejor del animal, pero tambi´n sobresalieron muletazos de bella fábrica por el pitón zurdo. Tras una estocada, paseó una oreja Moral con gran petición de la segunda que desoyó el palco de forma incomprensible.

El cuarto fue un manso sin paliativos con el que se esforzó El Cid para mantenerlo en las telas con un mínimo de acometividad. Una tanda al natural se inventó el de Salteras para terminar saludando una ovación tras el pinchazo y la estocada.

El recital de toreo llegó en el quinto de la mano de Pepe Moral, que aprovechó la nobleza del animal para romperse a torear por ambos pitones. Metido en la labor, tuvo la colocación perfecta para citar y trazar con muchísima largura la boyantía del animal, al que toreó a placer. Supo el sevillano rascarle el fondo a un animal que siempre amenazó con rajarse pero que supo mantener Pepe en el trapo para pasearle una oreja después de pinchazo y estocada, con un palco bastante cicatero.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valverde del Camino. Segunda de feria. Corrida de toros.

Seis toros de Luis Albarrán.

El Cid, oreja y ovación.

Pepe Moral, oreja y oreja.

David de Miranda, oreja y ovación.

CultoroLas Cosas de Toro

Anuncios